Cuando alguien pregunta para qué sirve la filosofía, la respuesta debe ser agresiva, ya que la pregunta se tiene por irónica y mordaz. La filosofía no sirve ni al Estado ni a la Iglesia, que tienen otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido. La filosofía sirve para entristecer. Una filosofía que no entristece o no contraría a nadie no es una filosofía. Sirve para detestar la estupidez, hace de ésta una cosa vergonzosa.

Gilles Deleuze,
Nietzsche y la filosofía

miércoles, 23 de junio de 2010

Fin de curso - ¡sereno verano a todos!

          Aquí se aprende muy poco, falta personal docente y nosotros, los muchachos del Instituto Benjamenta, jamás llegaremos a nada; es decir, que el día de mañana seremos todos gente muy modesta y subordinada. La enseñanza que nos imparten consiste básicamente en inculcarnos paciencia y obediencia, dos cualidades que prometen escaso o ningún éxito. Éxitos interiores, eso sí. Pero ¿qué ventaja se obtiene de ellos? ¿A quién dan de comer las conquistas interiores? A mi me encantaría ser rico, pasear en berlina y malgastar dinero. Una vez comenté esto con mi condiscípulo Kraus, pero él se limitó a encogerse de hombros despectivamente, sin concederme una sola palabra. Kraus tiene principios, va bien sujeto a su silla, montado sobre la satisfacción, y es éste un rocín al que los amantes del galope prefieren no subirse. Desde que estoy aquí, en el Instituto Benjamenta, he conseguido volverme un enigma para mí mismo. También me he visto contagiado por un extraño sentimiento de satisfacción, desconocido hasta ahora. [...]

          Estoy haciendo mi equipaje. Sí, ambos, el director y yo, estamos preparando maletas, desmontando y arreglando cosas, rompiendo, empujando y cambiando de lugar otras. Nos vamos de viaje. Muy bien. Este hombre se va y ya no me pregunto por qué. Siento que la vida exige emociones, no reflexiones. Hoy le diré adiós a mi hermano. Aquí no pienso dejar nada. Nada me ata, nada me obliga a decir: “¿Qué pasaría si yo...?” No, ya no hay “qué-pasarían” ni “síes” que valgan. Fräulein Benjamenta yace bajo tierra. Los alumnos, mis condiscípulos, se han dispersado en toda clase de empleos. Y si yo me estrellase y perdiese, ¿qué se rompería y perdería? Un cero. Yo, individuo aislado, no soy más que un cero a la izquierda. Y ahora al traste con la pluma. ¡Al traste con las ideas! Me  voy al desierto con Herr Benjamenta. Quiero ver si en medio del páramo es también posible vivir, respirar, ser, desear y hacer sinceramente el bien, y dormir por la noche y soñar. ¡Bah! Ahora no quiero pensar en nada más. ¿Tampoco en Dios? ¡No! Dios estará conmigo. ¿Qué necesidad tengo de pensar en Él? Dios está con los que no piensan. Adiós, pues, Instituto Benjamenta.

Robert Walser (1878-1956), Jakob von Gunten (1909).

3 comentarios:

Santi dijo...

Sereno verano para ti también. ¡Qué vaya bien!

Isabel Mira dijo...

David, el otro día estuve viendo un programa muy interesante, llamado Cultura.es, en el que David Cantero, no sé si lo conocerás, hacía una entrevista a Emilio LLedó, este imagino que sí.

Me quedé fascinada al oirlo hablar, y así que te adjunto el enlace por si lo quieres ver, te lo recomiendo. http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100504/entrevista-emilio-lledo/761657.shtml

Feliz verano.


PD: Por supuesto, también lo recomiendo, no solo a David, sino que a mis compañeros también.

David dijo...

La manera de ser que nuestro lenguaje particular nos "hace" o nos "da", es un producto azaroso. Depende en buena parte de la familia, de la escuela, de las instituciones, de la sociedad, donde hemos aprendido a hablar, a saber pensar; o donde también, desgraciadamente, nos pueden haber adoctrinado en el ejercicio mortal del olvido.
Elogio de la infelicidad. Emilio Lledó

Me alegro de que no te olvides de la filosofía, si quieres seguir recordando existe un canal muy interesante en youtube:
http://www.youtube.com/profile?gl=ES&user=parterei
con retratos y entrevistas a diversos filósofos, aunque quizá no hablen tan claro como Emilio. Además, en la misma rtve hay un largometraje (documental-ficción):
http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100125/encargo-del-cazador/676972.shtml
en donde se puede ver, por decirlo así, otro "elogio de la infelicidad" y seguro que a ti te gusta o, al menos, no te disgusta en demasía.

Tus compañeros creo que están tomando el sol, que alegra el espíritu, beneficia al cuerpo, y también te recomiendo.

Publicar un comentario